San Antonio de los Alemanes, “la Capilla Sixtina Madrileña”

San Antonio de los Alemanes, “la Capilla Sixtina Madrileña”

La humildad de su fachada, de sencillo ladrillo sin apenas ornamentación, puede hacer pasar desapercibida la joya artística que San Antonio de los Alemanes acoge en su interior. Es entrar, y quedarse uno sobrecogido y con la boca abierta, en parte por la magnificencia recogida en tan pequeño espacio, y en parte por la sorpresa de lo fascinante inesperado.
La iglesia forma parte del Hospital de la Hermandad del Santo Refugio, fundada por el padre Bernardino de Antequera.
“La Hermandad ha de tener por particular instituto llevar los pobres enfermos, así hombres como mujeres, que se hallasen por las calles, y Casas, a los Hospitales, acompañándolos para facilitar su entrada, y pagando lo que costase el llevarlos, cuidando sobre todo , que ninguno muera sin sacramento”. (Primeras Constituciones de la Hermandad, en el siglo XVII)
Esta Hermandad aún funciona hoy en día como comedor social. En sus orígenes era conocida por la “ronda del pan y el huevo”, que salía todas las noches a repartir panes, bizcochos, medicinas y huevos a los mendigos que frecuentaban las calles. Los bienhechores tenían un curioso artilugio de madera para medir el tamaño de los huevos, de modo que, si un huevo era demasiado pequeño para constituir suficiente alimento, pasaba por el hueco destinado a la medida, y no se daba por bueno. Por eso se decía “Si pasa, no pasa; y si no pasa, pasa”.
La iglesia que vemos hoy fue construida entre los años 1625 y 1630 por la Institución de San Antonio de los Portugueses, dada la gran comunidad de habitantes portugueses que, por aquellos años, tenía la ciudad de Madrid. La reducida capilla con la que contaba por entonces el hospital se quedó pequeña, y hubo que construir una mayor, eso sí, teniendo en cuenta el escaso terreno con el que se contaba para ello. Es por esto que la iglesia tiene forma ovalada, con el fin de aprovechar el chaflán entre las calles Puebla y Corredera Baja de San Pablo.
El diseño arquitectónico pertenece al Hermano Pedro Sánchez, de la Compañía de Jesús, con revisión y rectificaciones de Juan Gómez de Mora. Cuando Portugal se constituyó en territorio independiente, en 1660, la iglesia pasó a formar parte del Patrimonio regio y su denominación cambió a San Antonio de los Alemanes. En 1705, con el cambio de dinastía, Felipe V la donó a la Hermandad del Refugio.
El retablo mayor data de 1760, de estilo barroco clasicista, realizado por Miguel Fernández, no es el original de la iglesia, sino que hubo dos más anteriores. Está presidido por la escultura de San Antonio de Padua, que es la talla original del siglo XVII, realizada por Manuel Pereira.
Pero lo que más llama la atención del visitante es la espectacular cúpula pintada al fresco de forma magistral, ¡con razón la llaman la “Capilla Sixtina madrileña”! La decoración central relata la Gloria de San Antonio de Padua. Como la cúpula es completa y no tiene tambor que la sustente, éste está magistralmente simulado a base de pinturas en trampantojo, que representan elementos arquitectónicos, tales como gruesas columnas salomónicas, que a su vez acogen elementos de la naturaleza y figuras de santos y ángeles por doquier. La impresión de perspectiva que consigue es extraordinaria, y nuestros ojos ven arquitectura y escultura cuando la realidad de lo que hay es pintura al fresco. Los artistas pintores fueron Francisco Rizzi y Juan Carreño de Miranda, que se repartieron la tarea pintando el uno los elementos arquitectónicos, y el otro las figuras vivas. También está presente la mano de Lucas Jordán, quien realizó las pinturas de los muros. Éstos representan escenas de algunos de los milagros más conocidos de San Antonio, como el de los peces escuchando su oración, el caballo arrodillado ante la Sagrada Forma o el milagro del falso ciego.
En los muros, pueden verse seis tribunas laterales, que permitían a los reyes acceder a las misas sin ser vistos. Algunos de estos reyes se encuentran retratados en pequeños medallones, rodeando el muro del templo.
La Iglesia de San Antonio fue declarada Monumento Nacional en 1973 y bien merece una visita sosegada.

Hostal Lido, Madrid. Octubre 2015

OLYMPUS DIGITAL CAMERAantonio-alemanes3

Cambio de Guardia en el Palacio Real

Cambio de Guardia en el Palacio Real

Una vez al mes, cada primer miércoles a las doce de la mañana, se celebra de manera solemne el cambio de guardia en el Palacio Real de Madrid.
En la citada ceremonia, la Guardia Real representa, con uniformes del siglo XIX, el cambio de guardia en la Plaza de la Armería, tal y como se ha hecho desde que Fernando VI comenzase a vivir de manera permanente en el Palacio.
La Unidad de Música es la encargada de iniciar el Relevo Solemne de la Guardia Real. Los pífanos y tambores marcan el paso de la guardia saliente mientras la guardia entrante espera en posición de firmes en la explanada delante del Palacio Real. Por allí desfilan soldados de infanteria, caballeria y artilleria, con la indumentaria e impedimenta propia del ejército español durante el reinado de Alfonso XII.

Guardia Real

Los 10 imprescindibles si vas a visitar Madrid

Los 10 imprescindibles si vas a visitar Madrid

Este Madrid nuestro da para todos los gustos. Razón tienen los que dicen aquello de “De Madrid al cielo”, y directamente, porque estar en Madrid es poder tenerlo todo.
Nuestro Madrid es enorme, rico en cultura, arte, museos, parques, zonas de compras y de marcha. Nuestro Madrid vive de día y de noche, y se deja ver desde todos los puntos de vista posibles. No obstante, toda ciudad tiene sus “Imprescindibles” con mayúsculas, esos lugares que jamás debes perderte si pasas por ella con poco tiempo, o si haces la típica “visita catálogo” viendo solo los lugares arquetípicos del turisteo. Madrid también tiene su decálogo de imprescindibles para hacerte la foto y poder decir “mira, yo estuve en Madrid”:
El gran clásico de los clásicos y punto foto obligatorio es el monumento al Oso y el Madroño, símbolo de Madrid, que esta situado en la Puerta del Sol, en la esquina con la calle Alcalá. La Puerta del Sol, con su famoso reloj, es otro de los grandes clásicos imperdibles, el lugar por donde siempre se acaba pasando; el centro neurálgico de la ciudad, que mejor retrata a los madrileños.
Si decides tomar la calle Alcalá, te topas frente a frente con otro de los grandes “fetiches” de la ciudad, sobre todo para los más futboleros: la Fuente de Cibeles, la diosa adoptiva Madrid. Se encuentra en el Paseo de El Prado, junto al espléndido Palacio de Correos, hoy Ayuntamiento de Madrid. Desde Cibeles verás a unos pasos otro de los grandes emblemas de la ciudad: la Puerta de Alcalá. Desde la esquina donde está el Cuartel General del Ejército, con un poco de esmero fotográfico, y cuidando bien que no se cruce por delante ningún autobús, sale una buena foto de la Cibeles con la Puerta de Alcalá al fondo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

¿Que te gusta el Arte? Pues ya que estás en Cibeles puedes aprovechar que tienes al lado el Museo del Prado y, si tienes tiempo, el Museo Thyssen también, para echar un vistazo a dos de las mejores pinacotecas del mundo.
Y si después te apetece dar un paseo y respirar aire puro, o estirar las piernas tumbado en la hierba, encontrarás también cerca el oasis que te ofrece el Parque de El Retiro, con su estanque lleno de vida y sus rincones monumentales, como el Palacio de Cristal.
Ahora puedes volver a la Puerta del Sol, y seguir hacia el otro ala de la plaza. Tomando la Calle Mayor, desembocas, casi derecho en la plaza más popular y castiza de Madrid: la Plaza Mayor, evocadora de ese Madrid que fue una villa en la época de los Austrias. Alrededor de la Plaza, puedes encontrar otro de los grandes clásicos de la vida madrileña, esos lugares de tapeo y terraceo, y también las tabernas típicas, en las que los bandoleros embozados del siglo XVII planeaban sus fechorías. Obligados son por ahí los “imprescindibles culinarios”: la jarrita de sangría, el pincho de tortilla y el bocata de calamares. Y después, a viajar en el tiempo, por calles oscuras y estrechas, descubriendo los rincones del Madrid de los Austrias.
A pocos pasos, puedes dar un salto en la Historia, desde el siglo XVII al XVIII, al Madrid de los Borbones, y visitar el Palacio Real, y su vecina, la Catedral de la Almudena.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Este Madrid sorprendente, no te defraudará. No sólo disfrutarás a cada paso y te llevarás tu foto de todos los “imprescindibles”, sino que además, desearás perderte por las calles, para quedarte siempre aquí.

Los pequeños grandes museos de Madrid

Los pequeños grandes museos de Madrid

La mayoría de los turistas que llegan a Madrid lo hacen con el punto de mira en el Museo del Prado. Pero hay otros museos en la ciudad, que constituyen pequeñas grandes joyas, cada cual en su propia temática y estilo. Hacemos aquí un repaso por algunos de ellos:
El Museo del Romanticismo (C/ San Mateo, 13) constituye un viaje evocador por la Historia, el arte y la vida doméstica del siglo XIX. En el recorrido por sus salas, el visitante se siente invitado a un palacio decimonónico, con su espléndido salón de baile, sus dormitorios, el boidoir femenino, la habitación de juegos de los niños, los salones de tertulias… Cada rincón guarda pinturas, objetos y mobiliario de la época del Romanticismo, algunos de ellos muy personales, como la pistola de Larra, o el abanico de plumas de Carolina Coronado. Para completar el viaje, antes de aterrizar de lleno en el bullicio de la ciudad, el visitante merece recompensarse con un descanso y un refrigerio en el Café del Jardín, para continuar por un instante en el tiempo detenido.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Comedor del Museo del Romanticismo

A pocos pasos de este museo, se encuentra otro recientemente restaurado: el Museo de la Historia de Madrid (C/ Fuencarral, 78), que recoge la historia de la ciudad desde la época de los Austrias hasta el siglo XIX, y que bien merece una visita reposada. Para completar el paseo por la historia de Madrid, otro museo interesante es el Museo de los Orígenes de Madrid (C/ San Andrés, 2), situado en la que fue casa de San Isidro, y que nos sorprende con restos arqueológicos de la ciudad, desde el Paleolítico, pasando por la fundación de la ciudad como Medina musulmana y la historia de sus murallas, hasta la metrópoli que es hoy Madrid.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Museo de los Orígenes de Madrid. Casa de San Isidro

De visita obligada es el Palacio del Marqués de Cerralbo (C/ Ventura Rodríguez, 17), que tímidamente pasa inadvertido, entre la Plaza de España y el Templo de Debod. Desde fuera, apenas se atisba a imaginar el espectacular palacio decimonónico que se halla dentro. Impresiona su salón de baile y el brillo de sus dorados, la riqueza de su decoración, y el intimismo de las diferentes salas que invitan a descubrir el poder y la elegancia de la burguesía decimonónica madrileña.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Museo Cerralbo. Salón comedor

Otro resquicio del siglo XIX imperdible es el Museo-Fundación Lázaro Galdiano (C/ Serrano, 122), que recoge, dentro también de un espléndido palacio romántico, la completísima colección privada de don José Lázaro, compuesta por piezas variadas y valiosísimas de distintas épocas. En cuanto a pinturas se refiere, este museo sorprendente por ser un “pequeño Prado”, con obras de Zurbarán, Goya, Murillo, El Greco, Velázquez, Ribera, Madrazo, Alenza, y otros muchos de escuelas españolas y europeas.

Un pequeño gran desconocido es el Museo de Artes Decorativas (C/ Montalbán, 12), situado a pocos pasos del Parque y el Casón del Buen Retiro. Merece mucho la pena el recorrido por sus salas llenas de pequeños objetos decorativos, que transportan al visitante a la vida cotidiana y más hogareña de los que serían sus dueños. Allí podemos encontrar y sorprendernos con una casa señorial del siglo XVII, un magnífico nacimiento napolitano del siglo XVIII, una cocina de un palacio valenciano y hasta un dormitorio de la época fernandina.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Para terminar este breve recorrido por las joyas museísticas de Madrid, no podemos olvidarnos de las casas-museo del escritor Lope de Vega y del pintor Sorolla. La primera (C/ Cervantes, 11), en pleno Barrio de las Letras, nos transporta a la vida más íntima del prolífico escritor del Siglo de Oro. La segunda (Pso. General Martínez Campos, 17), nos invita a evocar los tibios colores de la paleta de Sorolla desde su propio hogar, y a admirar sus obras más importantes que allí se hallan expuestas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Estudio del pintor Sorolla

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Jardín de la casa de Lope de Vega

Pequeños grandes museos son todos los que están, aunque, por supuesto, no están todos los que son. Madrid se deja aún mucho más por descubrir y por querer a aquellos que lo visitan con el corazón abierto y la mirada curiosa y despierta.

Enlaces de interés:
Museo de Artes Decorativas
Casa-Museo Lope de Vega
Casa-Museo Joaquín Sorolla
Museo del Romanticismo
Fundación Lázaro Galdiano
Museo Palacio del Marqués de Cerralbo

Cartelmuseos

El Palacio Real

El Palacio Real

El Palacio Real de Madrid fue edificado por el rey Felipe V, sobre el antiguo Real Alcázar de Madrid, destruido parcialmente por un incendio en 1734. El Palacio forma parte importante del patrimonio histórico-artístico español, vinculado históricamente a la monarquía española. Como residencia real que es, su denominación oficial es de Real Sitio del Palacio Real de Madrid.

Su construcción se encomendó al arquitecto Filippo Juvaraen en 1738. Tras su muerte, el proyecto fue continuado por su discípulo Juan Bautista Sachetti. Francesco Sabatini se encargó de finalizar el palacio.
El interior del palacio destaca por su riqueza artística, tanto en lo que se refiere al uso de toda clase de materiales nobles en su construcción como a la decoración de sus salones con obras de arte de todo tipo, como pinturas de artistas de la importancia de Caravaggio, Velázquez, Francisco de Goya y frescos de Corrado Giaquinto, Giovanni Battista Tiepolo o Anton Raphael Mengs.
Otras colecciones destacables que se conservan en el edificio son las de la Armería Real, porcelana, relojería, mobiliario, platería y el cuarteto de los Stradivarius Palatinos, el conjunto más importante del mundo de instrumentos realizados por el famoso lutier Antonio Stradivari, compuesto por dos violines, una viola y un violonchelo.
Además del Palacio y de las colecciones citadas, el conjunto se completa tres bellísimos jardines ofreciendo así una panorámica espectacular.
Los Jardines de Sabatini se encuentran situados frente a la fachada norte del Palacio Real de Madrid, entre la calle de Bailén y la cuesta de San Vicente.
El llamado Campo del Moro se extiende desde la fachada occidental del Palacio Real hasta el Paseo de la Virgen del Puerto.
La Plaza de Oriente es una plaza rectangular de cabecera curvada, de carácter monumental,alberga una colección escultórica de veinte reyes españoles, correspondientes a cinco visigodos y a quince monarcas de los primeros reinos cristianos de la Reconquista.

El Palacio y sus jardines sufrieron graves daños durante la Guerra Civil y fueron reconstruidos por el arquitecto Diego Méndez en 1958. Su gestión, acondicionamiento y administración, dependen en la actualidad de Patrimonio Nacional.

Paseando por el Barrio de las Letras

Paseando por el Barrio de las Letras

Cuando uno se pierde paseando tranquilamente por el Barrio de las Letras, en Madrid, consigue olvidarse de que se halla en una gran ciudad. Este céntrico barrio está delimitado por la Carrera de San Jerónimo, la calle Carretas, la calle Atocha y el Paseo del Prado, y conserva el encanto del Siglo de Oro y del XIX, con sus calles estrechas, sus cafés, sus acogedoras plazuelas, y sus comercios que mezclan tradición con vanguardia.

Se llama “de las Letras” porque sus calles tienen nombres de grandes e inmortales escritores del Siglo de Oro español que no solo pasearon, en un tiempo, por allí, como ahora hacemos nosotros siguiendo sus huellas, sino que algunos también vivieron allí. Algunos hoy consiguen cruzarse, como Lope de Vega, que vivió en la calle de Cervantes, y cuyo museo merece muchísimo la visita, o Cervantes, que vivió en la calle Lope de Vega.

Durante nuestro paseo, encontramos poemas y textos, grabados en el asfalto con letras doradas, de los más famosos y también dorados literatos que pisaron por allí: Quevedo, Cervantes, Lope, Calderón, etc.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La calle de las Huertas es un clásico en la noche de Madrid, famosa por su infinidad de restaurantes y locales de copas, de todos los estilos y para todos los gustos. Esta calle descansa en la Plaza de Santa Ana, que lleva el nombre del antiguo convento que José Bonaparte, el llamado popularmente “rey plazuelas”, mandó derribar allí. Está llena de concurridas terrazas en todas las épocas del año, presididas por el Teatro Español, antiguo corral de comedias medieval, y el más antiguo de Madrid, y por el hotel de diseño vanguardista ME Madrid Reina Victoria, desde cuya terraza se puede disfrutar una espectacular panorámica de la ciudad.

Ya en el Paseo del Prado, el “triángulo del arte”: el Museo del Prado, el Museo Thyssen, y el Centro Nacional de Arte Reina Sofía, los museos joya de la ciudad, y visita obligada para todo aquel que quiera presumir de haber paseado, vivido y sentido Madrid.

Enlaces de interés:

* Teatro Español: http://www.teatroespanol.es

* Museo Nacional de El Prado: https://www.museodelprado.es

* Museo Thyssen Bornemisza: http://www.museothyssen.org

* Caixa-Forum Madrid:

http://obrasocial.lacaixa.es/nuestroscentros/caixaforummadrid_es.html

* Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía:

http://www.museoreinasofia.es

“Por ser la virgen de la Paloma, un mantón de la china, te voy a regalar.”

“Por ser la virgen de la Paloma, un mantón de la china, te voy a regalar.”

Así reza una de las canciones de la tan conocida y castiza zarzuela  “la Verbena de la Paloma”. Esta verbena, junto a las de San Lorenzo y San Cayetano, completa la trilogía de festejos que llenan de vida a Madrid durante el mes de agosto, y le devuelven su condición de villa, en la que los madrileños no dejan morir las tradiciones populares. Así, por el barrio de la Latina, la calle Toledo, plaza de La Paja y el Parque de las Vistillas, pasean estos días los chulapos y chulapas, los “don Hilarión”, “la Casta” y “la Susana”, los balcones se engalanan con mantones, se degustan productos típicos, aparecen barquilleros en las esquinas, y en los organillos suenan el pasodoble y el chotis.

Aunque el patrón oficial de Madrid es San Isidro y la Virgen patrona es la Almudena, siempre se ha considerado la Paloma como la virgen patrona popular.

El origen del fervor comienza con el hallazgo de un cuadro anónimo, junto a la calle de la Paloma, en el siglo XVIII. La historia cuenta que el cuadro fue encontrado casualmente por unos niños, entre un montón de leña abandonado, en una corrala del viejo Madrid. Una de las vecinas, Andrea Isabel Tintero, dió unas pocas monedas a los niños, a cambio del cuadro. Posteriormente, lo restauró, y colocó a la puerta de su casa, donde comenzó a ser venerado por los piadosos vecinos, y poco a poco se fue corriendo la voz de que la Virgen de la Paloma era milagrosa y había propiciado la curación de varios niños. Hoy en día es la Virgen más querida por los madrileños, siendo también es patrona del cuerpo de bomberos, que siendo fieles a la tradición, cada año descuelgan el cuadro de la Paloma, desde su ubicación habitual, para ser transportado en procesión por las calles de la ciudad.

 

-¿Dónde vas con mantón de Manila…?¿Dónde vas con vestido chinés..?

-A lucirme y a ver la verbena, y a meterme en la cama después.

-¿Y por qué no has venido conmigo, cuando tanto te lo supliqué…?

-Porque voy a gastarme en botica, lo que tu me has hecho tú padecer.

-¿Y quién es ese chico tan guapo, con quién luego lo vais a correr?

- Un sujeto que tiene vergüenza, pundonor y lo que hay que tener.

¿Y si a mi no me diera la gana de que fueras del brazo con él?

-Pues me iría con él de verbena y después a los toros de Carabanchel.

 

ENLACE al Programa de Fiestas de la Virgen de la Paloma, Madrid

1-Paloma

(Pinche en la imagen para ver el Programa de Fiestas de la Virgen de la Paloma)

 

Cuadro con la representación de la virgen de la Paloma

 

Las Vistillas

Las Vistillas

Las Vistillas es el nombre de varias zonas ajardinadas que se extienden sobre las laderas de un cerro, el cerro de las Vistillas. El nombre del cerro indica, precisamente, la imponente panorámica que se puede divisar desde esta zona pintoresca de Madrid, desde la que se puede divisar la ribera del Manzanares y la Casa de Campo. Esta cornisa es el rasgo de identidad paisajística más singular de la ciudad de Madrid.
Podemos distinguir dos zonas dentro de las Vistillas: las zonas ajardinadas trazadas en la ladera existente junto al Viaducto de Segovia, y los jardines del Parque de la Cornisa, llamados así por su ubicación al borde de un barranco, junto a las cuales se encuentran los conjuntos monumentales de la Real Basílica de San Francisco el Grande y el Seminario Conciliar de Madrid

Dominique Gonzalez-Foerster

Dominique Gonzalez-Foerster

13 marzo – 19 octubre, 2014 | Palacio de Cristal, Parque del Retiro

En la exposición SPLENDIDE HOTEL, realizada para el Palacio de Cristal, Dominique Gonzalez-Foerster (Estrasburgo, Francia 1965) propone un viaje a través del cual el espectador se transporta a espacios y a tiempos donde lo imaginario se mezcla con lo real y en los que la literatura marca las pautas a seguir para habitar ese mundo onírico, llevando así a la obra de arte más allá del significado de los objetos.

Desde sus primeros trabajos realizados en la década de los años ochenta, Dominique Gonzalez-Foerster ha continuado indagando en la idea de espacio y de tiempo, conceptos que vertebran su trayectoria artística. La arquitectura del Palacio de Cristal se convierte en esta ocasión en el núcleo de su propuesta expositiva, tratando de revisitar a través de un nuevo ejercicio escenográfico, el contexto decimonónico en el que el edificio fue construido.

 

Organización:  Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía
Artistas: Dominique Gonzalez-Foerster

¿Quieres saber más? : http://www.museoreinasofia.es/exposiciones/dominique-gonzalez-foerster

Copa del Mundo de Baloncesto

Copa del Mundo de Baloncesto

MADRID, España (Copa del Mundo de Baloncesto FIBA 2014) – La Federación Internacional de Baloncesto (FIBA) lanzó oficialmente la edición 2014 de su torneo insignia al reverlar su nuevo nombre, la Copa del Mundo de Baloncesto FIBA, en un evento especial en la capital española.

Ha habido un sabor nacional distintivo con el logo de la Copa del Mundo de Baloncesto FIBA al ser revelado y la Federación Española de Baloncesto (FEB) ha presentado formalmente a las seis ciudades anfitrionas: Madrid, Barcelona, Bilbao, Sevilla, Granada y Las Palmas de Gran Canaria.